Friday, July 28, 2006

The Blower's Daughter, by Damien Rice


Todavía recuerdo la sala cinematográfica. La textura del asiento. Las palomitas del de atrás en el suelo, crujiendo bajo mis pies.

Quizás ahora sea tan sólo un lugar común. Quizás, como a todo, el tiempo le haya quitado esa aura de originalidad, de dolorosa epifanía.

Pero la primera vez que se escucha ese "And so it is..." se sabe que algo se ha roto.

También recuerdo cómo, de repente (llovía afuera) el silencio se hizo en el bar cuando puse el blanco vinil de siete pulgadas en la tornamesa. Luego, una chica de ojos brillantes llegaría llorando a darme las gracias.

Los artistas verdaderos son capaces de traducir lo por naturaleza intraducible, el deseo que existe sin referente y sin significación porque es él mismo la significación misma. El deseo y la ruptura, la cercanía y la separación; la belleza de una melancolía repentinamente expresada.

Y así es, a veces, incluso en una sala de cine comercial, con el piso lleno de palomitas y el aire lleno de groseros murmullos y ringtones vulgares, se pueden dar las epifanías. Te descubres en la oscuridad de la sala, con lágrimas en los ojos y un dolor insospechado en el pecho. La pantalla queda a oscuras y no puedes más que decir, "putísimamadre".

Y, la mayoría del tiempo, olvidaremos esa brisa.

Para que, muchos años después, sin esperarlo, nos encontremos.



6 comments:

Ernesto Sandoval said...

curiosamente, en la película no le di mucha importancia a la canción. no sé por qué. pero cuando la pusiste en el bar una vez y sonó a todo volumen fue cuando me llamó la atención y dije: "wow". desde entonces es una canción que prefiero escuchar a todo volumen, por más "intimista" que sea.

Andrea Catalina Cabrera Luna said...

encore, putisimamadre.

mike said...

asi--- PUTISIMAMADRE... no lo pude haber dicho/sentido mejor...

Irene Adler said...

así es, hasta que encontremos a alguien nuevo. pero ese temblor, esa magia de la primera imagen, el primer acorde...

ira said...

ouch ouch ouch

esquizzo said...

"...la belleza de una melancolía repentinamente expresada."

Una de las tantas frases que explica esta canción.

En cuanto a la película, deja un sentimiento aún más perturbador creo yo.